SF Giants despidió a Braves por segunda vez en 3 juegos

ATLANTA — Carlos Rodón mereció ganar. Su bullpen lo defraudó. Y los Giants perdieron en un walk-off por segunda vez en tres juegos con los campeones defensores de la Serie Mundial.

Cuando Rodón dejó este juego, una eventual derrota por 4-3 que dejó a los Giants a .500 durante los primeros seis juegos de este viaje, los Braves habían logrado solo una carrera y tres hits. Entregó una ventaja de 2-1 a su bullpen que crecería a 3-1 cuando Jake McGee ingresó para la oportunidad de salvar en el noveno.

McGee entregó un jonrón a Dansby Swanson para abrir el cuadro final (todo lo que Austin Slater pudo hacer fue saltar y ver cómo la pelota pasaba por encima de la pared del jardín central) y Tyler Rogers entregó el hit ganador del juego a Adam Duvall, permitiendo que William Contreras para correr a casa, dejando caer a los Gigantes a 38-30.

“Queremos ganar todos los juegos, pero al final del día, estos van a suceder”, dijo McGee, quien no había permitido una carrera en nueve juegos desde que regresó de la lista de lesionados. “Es por eso que han estado muy calientes últimamente y han estado bateando bien. Así que solo tienes que inclinar tu gorra a veces”.

El toque de Marcell Ozuna desde la primera base en un elevado a Slater también resultó importante, ya que anotó la carrera del empate desde la segunda base con un sencillo que superó al antesalista Evan Longoria del receptor William Contreras.

Si bien el impulso de Slater lo llevó hacia la pared mientras realizaba la atrapada, también dijo que Ozuna lo tomó con la guardia baja al marcar la jugada. Si hubiera sido expulsado, Atlanta habría llegado a su último out, uno menos, sin nadie en base.

“Realmente no me lo esperaba. Supongo que resultó ser una buena jugada”, dijo Slater, quien ingresó al comienzo de la entrada como reemplazo defensivo. “Algo así como la diferencia en el juego”.

Los Giants mantuvieron una ventaja tan precaria en primer lugar porque el abridor de Atlanta, Charlie Morton, demostró ser un enemigo igual a Rodón: también ponchó a 10 y permitió solo tres hits en siete entradas.

Las únicas carreras de los Giants contra Morton se produjeron en un par de jonrones solitarios.

Después de que un doble RBI en la sexta entrada de la victoria del martes rompió una mala racha de 1 de 20, Mike Yastrzemski arrancó el sexto lanzamiento de Morton del juego el miércoles sobre la pared del jardín derecho, dando a los Gigantes una ventaja de 1-0. Darin Ruf entregó lo que hasta el noveno parecía que sería el golpe de gracia con un jonrón al jardín izquierdo en el cuarto.

El sencillo productor de Tommy La Stella en el noveno debería haber asegurado que la magnificencia de Rodón no se desperdiciara. Pobre de mí.

En ambas derrotas de esta serie, los Giants recibieron siete entradas con pelota de una carrera de sus abridores.

“No soy de los que dicen que una derrota fue mejor o peor que otras. Simplemente no es mi estilo”, dijo Kapler, quien luego confirmó que Camilo Doval no estaba disponible después de lanzar las últimas dos noches y nueve de las últimas 12.

“Escucha, hombre, es béisbol”, dijo Rodón igualmente estoico. “Ese es un muy buen equipo. Una muy buena alineación. … Tuve la suerte de tener un buen día”.

A estas alturas, los fanáticos de los Giants probablemente hayan aprendido algunas cosas sobre Rodón en casi media temporada de aperturas de la principal incorporación de agente libre del club. El principal de ellos: cuando está encerrado, como lo estuvo el miércoles por la noche, pocos lanzadores son más capaces de hacer que sus oponentes se vean tontos.

Y contra los campeones defensores de la Serie Mundial, Rodón probablemente hizo reír a los fanáticos de los Gigantes hasta su salida después de la séptima entrada. Estuvo en sólo 91 lanzamientos.

“Tuvimos un entendimiento mutuo al final de la séptima entrada de que él estaba vaciando el tanque allí”, dijo el manager Gabe Kapler. “Fue la primera entrada realmente estresante que tuvo”.

Por primera vez en toda la noche, los Bravos montaron una amenaza de anotación en la séptima entrada. Después de doblar en su primera carrera, Matt Olson representó la carrera del empate en la tercera base. Rodón se echó hacia atrás y disparó su lanzamiento más rápido de la noche, por una mph completa, a 98.6 y superó a Adam Duvall para su décimo ponche, dejando varado a Olson a 90 pies de distancia.

Ese es otro hecho divertido sobre el lanzador que se está convirtiendo rápidamente en el segundo as de San Francisco: se alimenta del momento.

Eso es un buen augurio para una posible serie de playoffs entre estos dos clubes, que después de los primeros tres juegos de esta serie parece muy tentadora. Dos juegos se han decidido por una carrera y el otro por solo dos.

No se puede pasar por alto el dominio de Rodón contra una alineación apilada como la de Atlanta. La otra noche, después de que Logan Webb lanzara siete entradas para una carrera en una derrota por mala suerte, dijo que el orden de los Bravos era el mejor en el juego, además de los Dodgers, por supuesto. Entre sus víctimas de ponches el miércoles: Swanson (dos veces; 130 wRC+), Ronald Acuña Jr. (134 wRC+) y Orlando Arcia (151 wRC+).

No permitió hit hasta el sencillo de Arcia con un out en el quinto.

Kapler dijo que el inicio de Rodón estuvo “entre los mejores”.

El sencillo productor de Olson en el séptimo fue la primera carrera que Rodón permitió en 21 entradas, desde el cuadro final de su apertura el 7 de junio contra Colorado. Durante ese lapso, redujo su efectividad de 3.51 a 2.70 después del miércoles por la noche, la octava marca más baja en la Liga Nacional.

Leave a Comment