Príncipe Carlos se reúne con sobrevivientes del genocidio en Ruanda

En 1994, los extremistas hutu en Ruanda atacaron a la minoría étnica tutsis y a los hutus moderados en una matanza de tres meses que dejó un saldo estimado de 800.000 muertos, aunque las estimaciones locales son más altas.

En el sótano debajo de la iglesia, que hoy se erige como un monumento al genocidio de 1994, los cráneos de hombres tutsis no identificados están suspendidos sobre el ataúd de una mujer del mismo grupo étnico que murió tras un acto de bárbara violencia sexual.

Los atacantes atacaron iglesias como esta, en las afueras de la capital, Kigali. Más de 10.000 personas murieron aquí durante dos días, según la directora del monumento, Rachel Murekatete. Una fosa común detrás del edificio es el lugar de descanso final de más de 45.000 personas de los alrededores que murieron en la violencia.

El príncipe Carlos parecía visiblemente conmovido cuando le mostraron los terrenos de la iglesia, donde incluso ahora se llevan los cuerpos descubiertos en otros lugares, ya que los ex atacantes identifican otras tumbas como parte del proceso de reconciliación que comenzó en 1999.

El heredero al trono británico se encuentra en Ruanda para una cumbre de líderes de la Commonwealth a finales de esta semana.

Después de que le mostraran el sitio de la tumba, el miembro de la realeza de 73 años colocó una ofrenda floral en honor a las víctimas enterradas aquí. En su tarjeta, una nota de la realeza escrita en el idioma local kinyarwanda: “Siempre recordaremos las almas inocentes que fueron asesinadas en el Genocidio contra los tutsi en abril de 1994. Sé fuerte Ruanda. Charles”.

Luego, la realeza visitó la aldea de reconciliación de Mbyo, una de las ocho aldeas similares en Ruanda, donde los sobrevivientes y los perpetradores del genocidio viven juntos. Los perpetradores se disculpan públicamente por sus crímenes, mientras que los sobrevivientes profesan perdón.

El príncipe Carlos mira los cráneos de las víctimas de la masacre.
El príncipe Carlos se encuentra con un sobreviviente del genocidio en la aldea de reconciliación de Mybo.

El primer día de su visita a Ruanda se centró en gran medida en aprender más sobre las masacres de hace casi tres décadas. El futbolista ruandés y sobreviviente del genocidio Eric Murangwa había alentado al príncipe a incluir a Nyamata durante su visita de tres días al país.

“Actualmente vivimos en lo que llamamos ‘la última etapa del genocidio’, que es la negación. Y tener a alguien como el príncipe Carlos visitando Ruanda y visitando el monumento… destaca cómo el país ha logrado recuperarse de ese terrible pasado”, dijo. le dijo a CNN a principios de este mes durante una recepción en el Palacio de Buckingham para celebrar las contribuciones de personas de todo el Commonwealth.

El miércoles temprano, el príncipe Carlos y Camila, duquesa de Cornualles, se reunieron con el presidente de Ruanda, Kagame, y la primera dama, Jeannette Kagame, y visitaron el Museo y Monumento al Genocidio de Kigali en Gisozi, donde están enterradas un cuarto de millón de personas.

“Este memorial es un lugar de recuerdo, un lugar donde los sobrevivientes y visitantes vienen y rinden homenaje a las víctimas del genocidio contra los tutsi”, dice Freddy Mutanguha, director del sitio y sobreviviente del genocidio. “Más de 250.000 víctimas fueron enterradas en este memorial y sus cuerpos fueron recogidos en diferentes lugares… y este lugar [has] convertirse en un destino final para nuestros seres queridos, nuestras familias”.

Freddy Mutanguha, sobreviviente del genocidio, director del Museo y Memorial del Genocidio de Kigali.

Esas familias incluyen la suya, que una vez vivió en la ciudad de Kibuye, en la provincia occidental del país.

Mutanguha le dijo a CNN que escuchó cómo los atacantes asesinaron a sus padres y hermanos durante el genocidio y dijo: “Estaba escondido pero podía escuchar sus voces hasta que terminaron. Sobreviví con mi hermana, pero también perdí a cuatro hermanas”.

Clarence House no niega el informe de que el príncipe Carlos considera que el plan del Reino Unido para enviar inmigrantes a Ruanda es 'espantoso'.

Mantener viva su memoria es ahora lo que impulsa su misión en el memorial.

“Este es un lugar muy importante para mí como sobreviviente porque además de ser donde enterramos a nuestra familia, mi mamá está aquí abajo en una de las fosas comunes, es un hogar para mí, pero también [it’s] un lugar donde trabajo y siento esa responsabilidad. Como sobreviviente tengo que hablar, tengo que decir la verdad de lo que le pasó a mi familia, a mi país y al pueblo tutsi”, continúa.

Tumbas en el Monumento a las Víctimas del genocidio de Ruanda de 1994 en Kigali.
Camilla, duquesa de Cornualles, visitando el Monumento al Genocidio de Kigali.

Mutanguha estaba ansioso por dar la bienvenida al Príncipe Carlos para aprender más sobre lo que sucedió aquí y ayudar a contrarrestar la creciente amenaza en línea de los negadores del genocidio, que él compara con la negación del holocausto.

Un albergue que albergó a sobrevivientes del genocidio de Ruanda se prepara para acoger a personas deportadas por el Reino Unido

“Eso es lo que realmente me preocupa porque cuando ocurrió el Holocausto, la gente no aprendió del pasado. Cuando ocurrió el genocidio contra los tutsi, puedes ver a los que niegan el genocidio… principalmente a los que cometieron genocidio, sienten que pueden hacerlo de nuevo porque no terminaron el trabajo. Entonces, yo contando la historia, trabajando aquí y recibiendo visitas, probablemente podamos hacer realidad el ‘nunca más'”.

'Hotel Ruanda'  El héroe del cine Paul Rusesabagina arrestado

Un portavoz de Clarence House dijo que la pareja real quedó impresionada por lo importante que es nunca olvidar los horrores del pasado. “Pero también se sintieron profundamente conmovidos al escuchar a personas que han encontrado formas de vivir e incluso perdonar los crímenes más atroces”, agregaron.

El príncipe Carlos llegó a Ruanda el martes por la noche, el primer miembro de la familia real en visitar el país. Está en Kigali representando a la Reina en la Reunión de Jefes de Gobierno de la Commonwealth (CHOGM).

La reunión generalmente se lleva a cabo cada dos años, pero se reprogramó dos veces debido a la pandemia. Es la primera CHOGM a la que asiste desde que fue seleccionado como el próximo director de la organización en la reunión de 2018.

Sin embargo, el viaje real a Kigali llega en un momento un tanto incómodo, ya que ha estallado el furor por el plan radical del gobierno del Reino Unido para enviar a los solicitantes de asilo a Ruanda.

El gobierno de Gran Bretaña anunció el acuerdo con el país del este de África en abril, sin embargo, el vuelo inaugural hace una semana fue cancelado después de una intervención de última hora del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

También se confirmó que el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, asistirá a la cumbre de líderes de la Commonwealth y se espera que se reúna con el príncipe Carlos el viernes por la mañana.

Suscríbase a Royal News de CNN, un despacho semanal que le brinda información privilegiada sobre la familia real, lo que están haciendo en público y lo que sucede detrás de los muros del palacio.

Leave a Comment