La embajada de EE. UU. presiona al Kremlin para que revele la ubicación de los veteranos capturados en Ucrania | noticias de estados unidos

La embajada de Estados Unidos en Rusia presionaba esta semana al Kremlin para que revelara el paradero de dos hombres de Alabama capturados en Ucrania mientras defendían al país de los invasores rusos, según la madre de uno de los estadounidenses capturados.

Lois “Bunny” Drueke también dijo el miércoles por la noche que su hijo, Alexander Drueke, y el otro veterano militar estadounidense capturado, Andy Tai Ngoc Huynh, no eran mercenarios sino voluntarios, rechazando las declaraciones de un portavoz del Kremlin que dijo que la pareja estadounidense se enfrenta a ejecución.

Por lo tanto, agregó la madre de Drueke, él y Huynh merecen el trato humano exigido por los tratados conocidos colectivamente como las convenciones de Ginebra a pesar de las afirmaciones de Rusia de que no se aplican a los estadounidenses que participan en el conflicto en Ucrania.

“Alex y Andy son prisioneros de guerra y deben recibir protección y un trato humano en consecuencia”, dijo Bunny Drueke.

Sus declaraciones se produjeron un día después de que el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, acusara a Drueke y Huynh de ser soldados de fortuna que habían “amenazado la vida” de los miembros del servicio militar de Rusia y sus controladas y autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

Los medios rusos afirmaron que las fuerzas separatistas prorrusas tienen retenidos a Drueke y Huynh, aunque Peskov negó que el Kremlin conociera la ubicación de los dos estadounidenses.

Drueke, de 39 años, y Huynh, de 27, fueron encarcelados por las fuerzas rusas durante una batalla al norte de Kharkiv el 9 de junio. Fueron mostrados a fines de la semana pasada en la televisión rusa en un centro de detención en la república de Donetsk, antes de que Peskov afirmara no saber dónde se encontraban Drueke y Huynh.

Según su madre, Drueke, que cumplió dos períodos de servicio en Irak con el ejército estadounidense, llegó a Ucrania después de viajar por Polonia a mediados de abril. Él había estado enseñando a los soldados de Ucrania cómo usar las armas que recibían de otras naciones mientras se defendían de los invasores rusos a partir de febrero.

Apuntando a la descripción que hace el Kremlin de él como un mercenario bien pagado, Bunny Drueke dijo que a veces la “única comida de su hijo era la que un aldeano ucraniano podía compartir desde su propia mesa”.

Rusia y sus aliados en Ucrania han afirmado que los combatientes extranjeros capturados son mercenarios, por lo que las convenciones de Ginebra no se aplican a ellos. Pero Drueke, Huynh y otros amenazados con la pena de muerte estaban sirviendo en las fuerzas armadas de Ucrania, lo que significa que tienen derecho a un trato humano como prisioneros de guerra.

Rusia tiene una moratoria sobre la pena de muerte, pero la pausa no se extiende a la república de Donetsk.

El mismo día de la captura de Drueke y Huynh, que anteriormente sirvieron con los marines estadounidenses, un tribunal de Donetsk condenó a muerte a dos británicos y un ciudadano marroquí después de que fueran sorprendidos luchando por Ucrania.

La tía de Drueke, Dianna Shaw, dijo que su familia se siente reconfortada por la atención internacional que se presta al trato que Rusia da a los capturados mientras defendían a Ucrania. Para el cumpleaños número 40 de su sobrino esta semana, pidió a los estadounidenses que llamaran a sus representantes en el Congreso y les pidieran que apoyaran los esfuerzos del senador de Alabama Richard Shelby para recuperar a Huynh y Drueke.

Leave a Comment