Ericsson demandado por víctimas del terrorismo estadounidense por presuntos pagos de sobornos en Irak

Ericsson está siendo demandado por cientos de estadounidenses que dicen que el presunto pago de sobornos por parte de la compañía a Al Qaeda y al Estado Islámico —dinero de protección destinado a permitirle operar en Irak— también ayudó a financiar actos terroristas.

La compañía de telecomunicaciones con sede en Estocolmo, que fue demandada el viernes en un tribunal federal en Washington, DC, enfrenta reclamos de más de 500 militares y civiles estadounidenses que fueron víctimas de ataques terroristas y tomas de rehenes entre 2005 y 2021, junto con las familias de esos muertos en ataques.

Presentaron sus demandas en virtud de la Ley Antiterrorista de 1990, que permite a las víctimas del terrorismo reclamar daños y perjuicios en los tribunales estadounidenses, incluso contra empresas e individuos que ayudan e incitan al terrorismo.

Ericsson dijo que se “defendería celosamente” de la demanda.

“Cualquier esfuerzo por vincular a Ericsson con las acciones descritas en la denuncia fracasará en cuanto al fondo”, dijo la empresa.

Las víctimas del terrorismo acusaron a Ericsson de pagar dinero a facciones terroristas que controlaban franjas de Irak, en un intento por evitar que obstaculizaran su negocio. El financiamiento finalmente ayudó a una campaña de secuestro, tortura, bombardeos y asesinatos, dijeron.

La compañía y su subsidiaria estadounidense “financiaron a los terroristas para que los dejaran en paz”, dijeron las víctimas en su denuncia legal.

“Los pagos ahorraron dinero a Ericsson”, dijeron en la denuncia. “Era más barato pagar a Al Qaeda y al Estado Islámico que invertir en la seguridad necesaria para mitigar las amenazas de los terroristas”.

El dinero que supuestamente Ericsson envió a terroristas en Irak finalmente ayudó a financiar ataques en Irak, Afganistán y Siria, alegan las víctimas.

Aparte de la demanda, Ryan Sparacino, abogado de las víctimas, instó al Departamento de Justicia de EE. UU. ya la Comisión de Bolsa y Valores a investigar a los funcionarios y empleados de Ericsson, incluido su personal legal y de cumplimiento.

La demanda sigue a la admisión de Ericsson en febrero de que había encontrado “infracciones graves de las normas de cumplimiento” en Irak, incluidas pruebas de conducta indebida relacionada con la corrupción. Ericsson ha estado activo en el país tras el levantamiento de un embargo de las Naciones Unidas que condujo a la reapertura del mercado de equipos de telecomunicaciones del país.

Más de Diario de riesgo y cumplimiento

Ericsson, que hizo los hallazgos después de una investigación interna de 2019, dijo que algunos pagos se hicieron a intermediarios. También admitió que utilizó rutas de transporte alternativas para eludir las aduanas iraquíes cuando las organizaciones terroristas, incluido el Estado Islámico, controlaban algunas de esas rutas.

La compañía dijo en febrero que no podía determinar los destinatarios finales de los pagos que había realizado. Ericsson después de la investigación despidió a varios empleados y mejoró sus procesos internos, dijo.

En 2019, Ericsson pagó alrededor de mil millones de dólares para llegar a un acuerdo con los fiscales estadounidenses por acusaciones de soborno en cinco países, un acuerdo que no incluía ninguna conducta en Irak. El Departamento de Justicia de EE. UU. dijo en octubre que Ericsson había violado ese acuerdo, y la compañía dijo en marzo que le dijeron que sus revelaciones sobre actividades en Irak eran “insuficientes”.

La ATA, como a veces se conoce a la ley antiterrorista, permite a las víctimas reclamar grandes daños a los perpetradores y a las partes que los ayudan. La ley ha dado lugar a juicios importantes contra estados extranjeros, algunos de miles de millones de dólares.

Escribir a Richard Vanderford en [email protected]

Copyright ©2022 Dow Jones & Company, Inc. Todos los derechos reservados. 87990cbe856818d5eddac44c7b1cdeb8

Leave a Comment