El comité de la Cámara de Representantes del 6 de enero se centra en los “electores falsos” y las amenazas a los servidores públicos en medio de la campaña de presión de Trump

El comité selecto de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero de 2021 contra el Capitolio de EE. UU. en la audiencia del martes detalló las amenazas hechas a los legisladores estatales y funcionarios electorales y trabajadores en Arizona y Georgia, mientras el presidente Donald Trump y sus aliados intentaban que derrocaran los resultados de las elecciones en sus estados.

El comité buscó el martes sacar a la luz la gravedad de la amenaza a la democracia en los días y semanas posteriores a las elecciones, dada la enorme y persistente presión del presidente y de Rudy Giuliani sobre los funcionarios y estadounidenses comunes para promover la “gran mentira”. que Trump había ganado las elecciones. La capacidad de estos estadounidenses para resistir esa presión tuvo un gran costo personal.

“Nuestra democracia se mantuvo porque personas valientes como las que escucharon hoy pusieron su juramento a la constitución por encima de su lealtad a un solo hombre”, dijo el miembro del comité, el representante Adam Schiff.
“El sistema aguantó pero apenas y la pregunta sigue siendo, ¿se mantendrá de nuevo?”

La audiencia expuso el plan tramado por Trump y sus aliados en Arizona para reemplazar a los electores de buena fe de Biden por falsos. Los electores falsos se reunieron en Arizona, a lo que el presidente de la Cámara de Representantes de Arizona, Rusty Bowers, se refirió como una “parodia trágica”. Bowers se negó a participar en el plan de falsos electores impulsado por Giuliani.

Los textos mostrados por Schiff revelaron que el senador republicano Ron Johnson de Wisconsin también podría haber jugado un papel en el esquema de los falsos electores. Los mensajes de texto, entre el jefe de gabinete de Johnson y un asistente de Pence, mostraban al asistente de Johnson informando al asistente de Pence que el senador estaba listo para entregar boletas fraudulentas a Pence. “No le des eso”, respondió el asistente de Pence.

Investigación de disturbios en el capitolio
Wandrea “Shaye” Moss, extrabajadora electoral de Georgia, testifica mientras el comité selecto de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero al Capitolio de los EE. UU. continúa revelando los hallazgos de una investigación de un año, en el Capitolio en Washington, el martes 21 de junio. , 2022.

Jacquelyn Martín / AP


Bowers dijo que “un principio de mi fe es que la Constitución está divinamente inspirada” y que lo que se le pedía que hiciera era “ajeno a mi propio ser”.

El presidente de la Cámara de Representantes de Arizona también describió cómo ha sido su vida personal desde las elecciones. En un emotivo testimonio, Bowers dijo que hasta “muy recientemente”, su familia había comenzado a temer los sábados, cuando los partidarios de Trump conducían por su vecindario y anunciaban falsamente que era un “pedófilo” y un político corrupto. Relató una discusión entre un vecino y un hombre con una pistola, y también habló sobre las reacciones de su familia.

“Al mismo tiempo, en algunos de estos, teníamos una hija que estaba gravemente enferma que estaba molesta por lo que estaba pasando afuera y mi esposa, que es una persona valiente, muy fuerte, tranquila, una mujer muy fuerte”, dijo. cada vez más emocional. “Así que fue perturbador”. Bowers no mencionó que a principios de 2021, su hija murió después de su enfermedad.

La trabajadora electoral del condado de Fulton, Wandrea Arshaye (“Shaye”) Moss, quien fue acusada falsamente, junto con su madre, de llevar a cabo un esquema de boletas falsas y los llamó estafadores de votos profesionales, acusaciones que derivaron en amenazas de muerte e intimidación, y los obligaron a escondiéndose, dijeron los asistentes del comité. El comité mostró un video de la madre de Moss, Ruby Freeman, testificando que había “perdido mi nombre” después de todas las amenazas.

Moss dijo que su vida había cambiado desde las elecciones.

“No he estado en ningún lado, gané alrededor de 60 libras, ya no hago nada, cuestiono todo lo que hago”, dijo Moss. “Ha afectado mi vida de una manera importante, en todos los sentidos. Todo debido a las mentiras de que yo hacía mi trabajo, lo mismo que he estado haciendo desde siempre”.

Moss dijo que ella y ninguno de sus colegas en el condado de Fulton todavía trabajan allí.

La vicepresidenta del comité, la representante Liz Cheney, dijo que a Trump “no le importaban estas amenazas de violencia” y dijo que “no podemos permitir que Estados Unidos se convierta en una nación de teorías de conspiración y violencia de matones”.

El presidente del comité, el representante Bennie Thompson, dijo en su declaración de apertura que “presionar a los servidores públicos para que traicionen sus juramentos era una parte fundamental” del “libro de jugadas” de Trump.

Thompson dijo que la presión de Trump sobre estos funcionarios electorales se basó en la “gran mentira”. “La mentira no ha desaparecido. Está corrompiendo nuestras instituciones democráticas”, agregó Thompson, señalando específicamente que un funcionario del condado de Nuevo México se negó a certificar los resultados de las primarias recientes.

El comité también escuchó el testimonio de dos republicanos en Georgia, el secretario de Estado Brad Raffensperger y gabriel esterlina, director de operaciones de la oficina del secretario de estado. Raffensperger y Sterling detallaron cómo Trump los presionó para encontrar más votos en sus estados.

“Creo que a veces los momentos requieren que te pongas de pie y simplemente hagas los tiros, estás haciendo tu trabajo”, dijo Raffensperger. “Y eso es todo lo que hicimos. Simplemente cumplimos con la ley y seguimos la constitución. Al final del día, el presidente Trump se quedó corto”.

El comité llevará a cabo la próxima audiencia pública el jueves a las 3 pm

Leave a Comment