Condena por asesinato anulada para padre cuyo hijo murió en auto caliente

La Corte Suprema de Georgia anuló el miércoles la condena de un padre por asesinato y otros cargos, casi seis años después de que fuera declarado culpable de haber dejado morir deliberadamente a su hijo pequeño en un automóvil caliente.

El padre, Justin Ross Harris, había sido condenado por homicidio doloso y otros cargos en 2016 y fue sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional después de que su juicio fuera trasladado del condado de Cobb, cerca de Atlanta, al condado de Glynn en el sureste de Georgia, en medio de una intensa publicidad.

La Corte Suprema de Georgia dictaminó que la amplia evidencia de las actividades sexuales del Sr. Harris que se presentó en el juicio era “extremada e injustamente perjudicial” y podría haber afectado la decisión del jurado de condenarlo por causar intencionalmente la muerte de su hijo Cooper, de 22 años. Meses de edad.

Los fiscales habían presentado la evidencia en parte para respaldar su teoría de que el Sr. Harris había abandonado intencionalmente a su hijo para que muriera en la parte trasera de su automóvil para que “pudiera lograr su sueño de ser libre para continuar sus relaciones sexuales con mujeres que conoció en línea”. ”, dijo el tribunal.

“Debido a que la evidencia admitida correctamente de que el apelante dejó morir a Cooper de manera maliciosa e intencional estuvo lejos de ser abrumadora”, dijo el tribunal, “no podemos decir que es muy probable que la evidencia sexual admitida erróneamente no contribuyó a los veredictos de culpabilidad del jurado”.

El tribunal dictaminó en la decisión de 6 a 3 que los fiscales pueden optar por juzgar nuevamente al Sr. Harris por los cargos relacionados con la muerte de Cooper.

La oficina del fiscal de distrito del condado de Cobb, Flynn D. Broady Jr., dijo en un comunicado el miércoles: “Nuestra oficina planea presentar una moción de reconsideración en este caso”.

Maddox Kilgore, uno de los abogados del Sr. Harris, dijo que no estaba sorprendido por la decisión del tribunal y que los padres del Sr. Harris lloraban, rezaban y se regocijaban.

“Es un enorme primer paso para corregir un error”, dijo, “y ese error, por supuesto, fue el juicio evidentemente injusto que tuvimos en 2016”.

El tribunal dejó vigentes las condenas por tres cargos que no estaban relacionados con la muerte de Cooper y, en cambio, se centraron en las comunicaciones electrónicas del Sr. Harris con una niña menor de edad. El Sr. Harris había sido sentenciado a 12 años de prisión por esos cargos.

Los hechos básicos de la muerte de Cooper no estaban en disputa: en la mañana del 18 de junio de 2014, el Sr. Harris, un desarrollador web de Home Depot, cerró la puerta de su Hyundai Tucson y entró al trabajo, dejando a Cooper, a quien se suponía haberlo dejado en la guardería, como de costumbre, atado a un asiento de seguridad mirando hacia atrás en el asiento trasero, dijo el tribunal. Después de casi siete horas en el auto caliente, Cooper murió de hipertermia.

Los abogados del Sr. Harris sostuvieron que él era “un padre cariñoso que nunca había maltratado a Cooper y simplemente olvidó trágicamente que no había dejado al niño esa mañana en particular”, dijo el tribunal.

En noviembre de 2016, un jurado condenó al Sr. Harris por ocho cargos: cinco relacionados con la muerte de Cooper y tres relacionados con las comunicaciones electrónicas del Sr. Harris con la niña menor de edad.

Durante el juicio, los fiscales presentaron amplia evidencia de las relaciones sexuales extramatrimoniales del Sr. Harris para respaldar los cargos.

Los miembros del jurado escucharon varios días de testimonios de una docena de testigos sobre las actividades sexuales del Sr. Harris, vieron cientos de mensajes sexuales lascivos y, a veces, ilegales que intercambió con mujeres jóvenes y niñas y se les dieron nueve fotos de su pene erecto que aseguraron que el jurado “no no entendieron que era una persona repulsiva”, dijo el tribunal.

La evidencia “demostró de manera convincente” que el Sr. Harris era “un mujeriego, un pervertido e incluso un depredador sexual”, dijo el tribunal.

Pero la evidencia hizo “poco o nada” para responder la pregunta clave de por qué Harris se había alejado de Cooper en el automóvil esa mañana, dictaminó el tribunal.

En cambio, la evidencia probablemente llevó al jurado a concluir que el Sr. Harris era “el tipo de hombre que se involucraría en otra conducta moralmente repulsiva (como dejar que su hijo muriera dolorosamente en un auto caliente) y que merecía un castigo, incluso si los miembros del jurado no estaban convencidos más allá de una duda razonable de que él mató a propósito a Cooper”, dictaminó el tribunal.

El tribunal dijo que parte de la evidencia era apropiadamente admisible para establecer la teoría del motivo de la fiscalía, y que era “legalmente suficiente” para respaldar las condenas del Sr. Harris por los crímenes contra Cooper. Pero el tribunal de primera instancia debería haber excluido gran parte “porque era innecesariamente acumulativo y perjudicial”, afirmó el fallo.

La amplia evidencia que indica que el Sr. Harris había cometido delitos sexuales contra menores probablemente tuvo un “efecto de ‘difamación’ sustancial” que lo obligó a proceder en una desventaja injusta cuando se defendió de los cargos de que había dejado a Cooper en el automóvil para que muriera. dijo el tribunal.

El tribunal dictaminó que el tribunal de primera instancia también se equivocó al denegar la moción del Sr. Harris de separar los cargos que involucraban a Cooper de los relacionados con sus comunicaciones con la niña menor de edad.

La jueza Mary Staley Clark del Tribunal Superior, que presidió el juicio en 2016, anunció su retiro este año y ahora es juez principal del Tribunal Superior, según Christopher Hansard, el administrador del tribunal.

En un correo electrónico, el Sr. Hansard escribió que el juez Clark “no podrá comentar sobre ese caso ya que aún está en curso”.

Leave a Comment