Cinco arrestados más en Brasil por los asesinatos de Dom Phillips y Bruno Pereira | Dom Phillips y Bruno Pereira

La policía brasileña arrestó el sábado a otras cinco personas en relación con los asesinatos del periodista británico Dom Phillips y del activista indígena brasileño Bruno Pereira, y dijo que uno de los sospechosos que ya estaba bajo custodia probablemente era el líder de una mafia de pesca ilegal con sede en la región amazónica.

Aunque dio pocos detalles, la policía dijo que tres de los detenidos en operaciones cerca de las fronteras de Brasil con Perú y Colombia eran buscados por ayudar a enterrar los cuerpos de Phillips y Pereira.

Los tres están relacionados con Amarildo da Costa Oliveira, uno de los tres hombres acusados ​​el mes pasado del doble asesinato en un caso que conmocionó al mundo y destacó la creciente inseguridad en la región densamente boscosa.

Phillips, de 57 años, y Pereira, de 41, desaparecieron en el valle de Javari, en el oeste de Brasil, el 5 de junio, al final de un viaje que Phillips había organizado para informar sobre un libro sobre desarrollo sostenible. Phillips había escrito para The Observer y The Guardian, así como para otras publicaciones.

Pereira, un ex funcionario de la agencia indígena estatal de Brasil, conocía bien el área y estaba ayudando al británico con su investigación.

Los hombres fueron emboscados una mañana temprano cuando se dirigían río abajo por el río Itaquaí en su bote. La policía cree que sus agresores los mataron a tiros y luego llevaron sus cuerpos a la jungla, donde los enterraron en la tumba excavada apresuradamente.

Sin embargo, dos de los sospechosos confesaron el crimen y llevaron a la policía al lugar donde habían enterrado sus cuerpos.

La policía cree que a los asesinos les preocupaba que Pereira tuviera fotografías y pruebas de que estaban pescando especies en peligro de extinción en áreas prohibidas, incluidas tortugas y pirarucu, uno de los peces de agua dulce más grandes del mundo.

Un solo pirarucú puede costar hasta $1,000 en los mercados de Brasil y Colombia y la policía cree que las mafias criminales se asocian con pescadores locales empobrecidos para cazar animales, a menudo en reservas indígenas donde está prohibido el acceso a personas ajenas.

Arrestaron a un hombre el mes pasado por usar documentos de identidad falsos y el sábado dijeron que lo habían identificado como Ruben Dario da Silva Villar, alias “Colômbia”.

La Policía “encontró fuertes indicios de que Colombia es líder y financiadora de una asociación criminal armada dedicada a la práctica de la pesca ilegal en el valle de Javari [and] responsable de la venta y exportación de una gran cantidad de pescado”, dijo la policía federal en un comunicado.

Los informes de noticias locales dijeron que da Silva Villar proporcionó al pescador local botes, motores y carnada.

Activistas indígenas de la región acogieron la noticia “con mucha alegría” y dijeron que marcaba “el comienzo de la justicia”.

Un abogado de la organización indígena Univaja dijo que los arrestos, y en particular el de Colombia, confirmaron su tesis original: que los asesinatos no fueron perpetrados por individuos que trabajaban solos, sino con la colaboración o las órdenes de una mafia local.

“Una organización criminal ha estado trabajando en el valle de Javari durante mucho tiempo y la investigación, el operativo y las detenciones de hoy no hacen más que reforzar eso”, dijo Eliesio Marubo, abogado de Univaja. “Entonces nos sentimos representados. Este es el comienzo de la justicia para nuestros amigos que fueron brutalmente asesinados”.

“Esto refuerza la necesidad de que el Estado participe en un área que fue abandonada por el Estado”, agregó.

La investigación continúa.

Leave a Comment